Mi carta blanca

Vanesa Cabau con Javier Gardonio y su equipo de cocina.

Por Willy
Muchos rostros conocidos, incluidos los de algunos políticos en periodo electoral, se vieron en la celebración de 25 años de la creación del Consell Regulador de la Indicació Geogràfica de Mallorca Sobrassada de Mallorca. Tuvo como escenario la sala Alveniz del Auditorium. Junto al presidente de citado CR, Jaume Ballester y su equipo directivo, se encontraban algunos de los productores de este embutido mallorquín, ‘el mejor paté del mundo’, como dijo el recordado Pablito Lllull.

Famosos por sus personales ‘pa amb oli’, el Bar Cabrera, está regido por su propietario Antonio Cabrera Mascarate, si bien, desde hace un tiempo dirige el negocio su hijo Antonio. Di buena cuenta de su arroz a la marinera y un rabo de vacuno, menú con el que disfruté a fondo.

Luis Gutiérrez, el hombre de Parker en España, que hace poco estuvo en Felanitx y Palma, ha llevado a la gloria, con los cien puntos, al tinto de la bodega de Dani Landi y Fernando Gracia, Comando G, en la Sierra de Gredos, conseguido con garnacha, Rumbo al Norte 2016.

Después de zanjada la guerra del cava cinco miembros de esta DO se han salido de la misma, como Gramona, Nadal, Recadero, Llopart y Torrelló, creando la Asociación de Viticultores y Elaboradores Corpinnat (AVEC).

Los vinos mallorquines profetas en su tierra.

A pesar de que la última campaña de la aceituna en la isla no dio para muchas alegrías, la presentación de sus nuevos aceites fue muy animada. El Aljub del Museu del Baluart fue, de nuevo, el escenario elegido para oler, ver y saborear los aceites mallorquines 2018-2019 de la DO Oli de Mallorca.

Un menú de cinco platos salados y un postre, en donde dominaban los acentos argentino, oriental y mediterráneo fue la presentación, en el restaurante El Patiodegloria de Sant Jaume Hotel, de su nuevo jefe de cocina, Javier Gardonio. La anfitriona, al frente de su equipo, fue Vanesa Cabau.

El vino ha tenido un protagonismo especial en los últimos días como el salón del Terroir, en su primera edición, organizado por Redvins, en el hotel Valparaíso. Plato fuerte fue la cata de diez champagnes de la firma Pol Rogert, incluidos varios Churchills. Siguió presentación de los vinos de las últimas vendimias de la DO Pla i Llevant, con más experiencias ecológicas, protagonismos de crianzas tintos, más blancos y rosados, también en él Valparaíso. Luego le tocó a Dinámica, en Teatro de Lloseta, organizado por la distribuidora del mismo nombre, en donde también, como los anteriores hubo protagonismos de vinos españoles. Otra experiencia enológica de altura fue la organizada por el grupo Codorníu Raventós, en el hotel Nixe Palace, catándose sus más recientes novedades. Lo próximo es la cuarta presencia de Verema Mallorca, esta vez en el Hotel Meliá Victoria, el 11 de este marzo.