Cocina para compartir

Gastón Macchión.
Cocinero

Desde que entró en una cocina le apasionó el oficio. Se ha hecho a sí mismo, estudiando y practicando. Trabajó con Thomas Kahl en Mar d’Avall y en el restaurante Bendinat, desde hace cinco años es el flamante chef ejecutivo de ‘Buscando el Norte’. Ahora, el grupo, ha abierto un nuevo local en la calle Sant Magí del barrio de Santa Catalina.

Bertrand de Salses

¿Por qué elegiste ser cocinero?
Fui seducido por la cocina. Fue un flechazo. Empecé por abajo y he ido recorriendo todos los estadios dentro de una cocina hasta llegar a ser chef. Me conozco todos los recovecos del oficio. Esto me ayuda mucho a la hora de planificar nuestros restaurantes y crear los menús, y cohesionar los equipos que tanto me ayudan a que ‘Buscando el Norte’ crezca.

¿Cómo definirías tu cocina?
Cosmopolita. Creamos platos a partir de múltiples experiencias culinarias de todo el mundo. Nos gusta que nuestras creaciones se puedan compartir.

Olla o sartén.
Soy mucho de sartén; pero en la olla están los sabores. Un buen restaurante necesita los fondos de caldo, hechos con mimo, para cocinar bien.

Carne o pescado.
Difícil lo pones. Me gustan los dos. Yo consumo más pescado; pero cocinamos tanto pescado como carne.

¿Cuáles son vuestros platos estrella en Santa Catalina?
Estamos cocinando maravillas como el ‘Tartar de atún y trufa’, el ‘Hot dog de Bogavante’, el ‘Tataki de ternera’. ¡Ah!, y hacemos un pulpito mallorquín delicioso.

¿Dónde buceas?
No, no buceo, pero pesco. Practico la ‘a paciência do pescador’ como dicen en Brasil. Me gusta flotar en una barca y pecar al volantín. Además, corro y bailo salsa.