Veranillo de San Miguel

L’Escrivania (Porreras)

Por CHATEAUBRIAND

Me acuerdo de pequeño que había una época del año, mejor dicho, dos, que era el entretiempo y que te ibas preparando para el invierno o el verano. Pero esto del calentamiento de la tierra, la verdad que una noche te acuestas con calor tropical y a la siguiente necesitas el edredón. Pero ya que estamos en otoño a mí me apetece un poco cambiar de hábitos y comer platos como más de cuchara. Por eso nuestra propuesta de ahora es para esos días que son así, más ya de otoño.

Celler de Randa (Randa): Un clásico de toda la vida, que ahora cuenta con una nueva dirección, pero manteniendo los platos de siempre y con alguna incorporación de alguna creación culinaria nueva. Un imprescindible es su arroz brut.

L’Escrivania (Porreras): Este espacio con mucha historia alberga un espacio gastronómico diferente, personal y muy cuidado. Puedes ir varias veces y siempre sorprende, ya que sus cambios de menús y cartas son frecuentes derivados de una cocina de temporada donde los productos son los protagonistas.

Sa Grípia (Artà): En pleno corazón de este pueblo se encuentra este restaurante que hace que sea una visita indispensable, si se quiere comer en Artà. Su carta elaborada con mucha creatividad, pero no excesivamente extensa, hace que sus mezclas de sabores sea su toque personal. Unas buenas raciones, en un precioso lugar, lo hacen obligatoria parada y fonda.

Celler de Randa (Randa)

Can Marrón (Inca): Un clásico entre los clásicos, pero que nunca decepciona. Su auténtica cocina mallorquina lo hace ser un referente para esos días que nos apetece comer o cenar uno de esas recetas que nos hacían las abuelas y que ahora apenas degustamos, ya que le dedicamos muy poco tiempo a cocinar.

Can Pelut (Palma): Ya que hablamos de clásicos la verdad que hace poco estuve visitando este renovado espacio de la ciudad. Donde se han sabido adaptar a los nuevos tiempos y a reinterpretarse. Les recomiendo que prueben las sugerencias de temporada o sus platos de pasta fresca. Destacaría la pasta Gran Carbonara y la tarta de queso invertida, no se lo pierdan.

Espero que les gusten nuestras propuestas otoñales y que nunca se olviden de conservar la gastronomía de temporada de Mallorca, ya que es parte de nuestra cultura y nuestra historia.