Rosetó, la azotea conventual

En el centro del casco antiguo de Palma, en la calle La Rosa, junto al Gran Hotel, se encuentra el restaurante Rosetó. Está sito en el antiguo convento de las Reparadoras. El lugar es mágico: tiene una amplio patio por donde entra la luz del sol, en él destaca un espectacular jardín vertical y en las alturas un estupendo rooftop.

En el rooftop del edificio se ha instalado un chill-out encantador, con vistas a todo el sky line de la ciudad antigua. Es un lugar ideal para disfrutar de un cóctel o de una copa en la hora mágica del atardecer o platicar con tus amigos del ‘ser y el no ser’, después de cenar. Por cierto, si se desea se puede cenar en las alturas o bajar al patio. Me comenta Nico Crispino, el ‘alma mater’ de Rosetó, las cualidades y calidades de la cocina de elaboran: una cocina mediterránea con sensibilidad, de alta calidad, para el disfrute de nuestros clientes. ‘Queremos, me dice, ofrecer una experiencia flexible en donde el cliente elija la forma de disfrutar de nuestros espacios. Un alto en el camino con un buen vino a pie de barra, un delicioso café mientras conversas, un brunch en nuestro patio ajardinado, una velada romántica con tu pareja, una divertida cena con tus amigos, una comida de empresa o una presentación, o simplemente, un gin tónic en la piscina de nuestra azotea mientras observas la catedral sobre los tejados del casco antiguo’.