Margalida Alemany, la vida y la cocina

Benoît Croc-Soulages

Durante varias décadas la labor docente de la cocinera Margalida Alemany ha sido digna de mención. En los fogones de Can Tàpera, Margalida, desarrolló una labor fundamental para la formación de buenos profesionales en la isla. Para ella la cocina debe ser un divertimento: ‘Un aprendizaje y un placer para los sentidos que nos aportarán una perspectiva de cocina saludable, atractiva y equilibrada’. Por su labor como profesional en el mundo de la gastronomía en el año 1997 recibió el Premi Ramón llull en reconocimiento de su trayectoria docente.

En su formación como cocinera sobresale su estancia en los fogones del gran restaurante donostiarra Arzak; donde aprendió a respetar y mimar los productos, para ella los Arzak son su familia. Otra de sus facetas son los libros, es autora de títulos de referencia como ‘La cuina de Na Margalida de Can Tàpera’(DI 7) y ‘La nueva cocina Mediterránea de Margalida Alemany’ (UH).

Aunque Can Tàpera cerró, Margalida Alemany sigue activa, disfrutando de su pasión. Recientemente ha dictado un ‘Curset de cuina de tardor’ y, esta semana −empieza un viaje que le hace mucha ilusión− viaja a China, con su sobrino el Chef Joan Porcel, del restaurante Oliu, para conocer su cocina in situ.