Marcel Vigneron, el chef de la emoción

El cocinero americano Marcel Vigneron se dio a conocer en un programa de Master Chef en Estados Unidos a finales de la primera década de este siglo. Luego, se hizo popular con su programa de televisión Marcel’s Quantum Kitchen, en el que emociona al espectador con su cocina, donde utiliza todos los recursos científicos disponibles para crear sus platos. De hecho en sus programas de televisión introduce el factor de incertidumbre, él experimenta en directo el plato. No siempre le sale bien, pero la puesta en escena es espectacular y cautiva tanto a los presentes in situ como a los espectadores.

Traigo a colación a Vigneron a estas páginas porque es un ejemplo de que si quieres cocinar bien y hacer platos espectaculares, hay que ser osado. Primero crear el concepto del plato. Éste es un proceso mental en el que buscas una emoción: algo que traspase lo cotidiano para crear algo excelso. En este estadio debes ser muy ambicioso y romper la barrera de lo convencional. Una vez tienes esa idea, se debe poner en práctica y hay que experimentar. Está claro que esta segunda fase es donde te juegas todo. Vigneron dice ‘que el éxito de un plato es un conjunto de cosas, que si quieres crear algo excelso debes ser osado, disponer de una buena materia prima, tener medios técnicos y lo más difícil: una buena mano’. El gran Nathan Myhrvold , autor de la ‘biblia’ culinaria Modernits Cuisine, dice al respecto: ‘La cocina es un universo para escogidos. Si te dedica y trabajas duro, sin duda, tú puedes serlo. Eso sí, hay que tener un poco de mano’. Sí, es así. Hay que tener mano, hay que tener un don. El otro día a un grupo de alumnos americanos a los que les enseñaba a cocinar una paella, dije en un momento de la explicación: ‘Si eres un patata, mejor que te ocupes de la bebidas’. La verdad no sé si me entendieron del todo.

Lo que sí es cierto es que Marcel Vigneron , al ser un osado, nos consigue emocionar. Les recomiendo que vean sus videos.