Esperanza Nadal, enóloga

Llego, con calor, a Binissalem para entrevistar a una de las personas más representativas del mundo vitivinícola mallorquín. Se trata de Esperanza Nadal, enóloga y vicepresidenta de la DO Binissalem, y alma mater de Vins Nadal. Entro en las dependencias de la bodega y me encuentro en un lugar acogedor junto con las barricas del celler. El verano se ha quedado afuera.

Vins Nadal es una bodega casi centenaria. Me cuenta Esperanza que fue su abuelo el que creó Vins Nadal en el año 1932 y que desde esa fecha su familia se ha dedicado a la producción de vino.

Pregunta: ¿Cómo va a ser la cosecha de este año?

Repuesta: Parece que va a ser un año de calidad. La viñas está sanas y los racimos sueltos. Todo dependerá de los golpes de calor de agosto. El estrés hídrico durante este mes de julio ha sido elevado y veremos si no queda más remedio que regar.

P: ¿Esto es consecuencia del cambio climático?

R: Sí. Desde hace unos años vemos que los cambios son más radicales. Vivimos situaciones extremas muy localizadas. Puntas de calor durante dos o tres días que antes no se daban. O, por ejemplo, puede caer una gran granizada en Consell y nada en Binissalem o viceversa. Nos da la sensación que vivimos en una ruleta rusa. Los fenómenos metereológicos son muy agresivos. Espero que este año los hados nos acompañen.

P: Cambiando de tema. ¿Qué te parece la nueva moda de consumir vinos blancos casi trasparentes, rosados pálidos y tintos de baja graduación?

R: Sí, ésta es la realidad. Creo que va a ser una moda efímera. En la Provenza, los vinos, sobre todos los rosados siempre han sido así y han creado tendencia. Pero es que a ellos les sale natural: son sus variedades de uva, el clima, lo que caracteriza a su vino. Aquí para hacer este tipo de vino debemos de forzar mucho la añada. Nuestros vinos, en Vins Nadal, son más potentes, los blancos más rubios, los rosados más color cebolla y los tintos con más graduación. Apostamos por nuestra forma ancestral de producir vino. Creo que esta moda está provocada más por el comercializador que por el consumidor.

P: Quería hacerte una pregunta como vicepresidenta de la DO Binissalem. Como sabes, en el mundo del vino, en Mallorca, hay mar de fondo con respecto a las DO. Tanto al ‘Consell regulador de Vi de la Terra’ como a la ‘DO Pla i Llevant’, les gustaría crear una ‘DO Mallorca’, que englobase toda la isla.

R: En la DO Binissalem pensamos que los mejor es dejar las cosas como están. La normativa europea no permitiría crea una DO de toda la isla. Esto no quiere decir que no estemos abiertos a crear una megaplataforma comercializadora de todos los vinos que se producen en las islas Baleares, manteniendo todas las DO.

P: Para terminar, quieres añadir algo de tu interés.

R: Pues sí. Aprovecho vuestra deferencia para hacer un comentario sobre la Cartilla Única de Viticultor. Resulta que con la nueva normativa que se aplica desde hace un año, los viticultores de una DO no podemos vender nuestro excedente de uva a una bodega del ‘Consell regulador de Vi de la Terra’ sin duplicar la Cartilla, lo que repercute en un gasto adicional que antes no teníamos y creemos que la Consellería debe subsanar.

S. F.