Vuelta al cole

Nuevo curso, nuevos retos, nuevos comienzos e ilusiones, septiembre es el mes de volver a empezar… estudios, trabajo, aficiones. Disponer de un espacio en casa ahora, con las nuevas tecnologías, es una necesidad.

Con la llegada de la revolución digital y la posibilidad de trabajar desde casa, los estudios de nuestros hogares —y las necesidades que deben cubrir— han crecido hasta convertirse en auténticas oficinas en casa. Para ello adecuar un espacio de trabajo en la vivienda puede ser motivador y práctico al mismo tiempo. Lugares que inviten tanto a la comodidad como a la profesionalidad, indispensable de cualquier entorno laboral.

Antes de entrar en los detalles de cómo debería ser, tendrás que tener claro el lugar donde situarlo. Tanto si tienes toda una habitación como solo un rinconcito. El lugar no es un problema, puedes aprovechar el hueco de la escalera, el ancho entre dos pilares o incluso, si no dispones de espacio, la mesa del comedor; al fin y al cabo, se pasa muchas horas desocupada.

Lo ideal es contar con algo de luz natural, así que si tienes esa opción, colócalo preferiblemente junto a una ventana.

Sea cual sea el uso del que vas a dotar a tu nuevo estudio, es indispensable que cuentes con una superficie para trabajar, una mesa con carácter o unos caballetes con un cristal, un sencillo estante, o un escritorio antiguo. Los espacios serenos y simples ayudan a concentrarse mejor, por eso, practica el minimalismo. Ejercita el orden y reduce las cosas que necesitas, así conseguirás un espacio de trabajo agradable, funcional y productivo.

Pregúntate a ti mismo qué es lo realmente imprescindible y rodéate de arte. ¡Te hará más creativo!