Un otoño natural

Por Tania Compte

La calidez es un concepto bastante abstracto que decorativamente hablando tiene que ver con los colores (ocres, beige, tierras, tejas…), con las telas y sus texturas (lanas, terciopelos…) y con los materiales (maderas, cerámicas…). La calidez es personal e intransferible, se construye a base de piezas únicas, de mezclas personales. Surge cuando una casa nos cuenta su historia y la de las personas que la habitan.

En otoño el color de las hojas, de las piñas, las castañas, las calabazas nos sirven tanto de inspiración como de elemento decorativo que llena de calidez cada rincón. Detalles en madera sin tratar, con trama, decapadas, envejecidas. Tejidos naturales, cerámicas trabajadas a mano, de formas orgánicas con colores y texturas que nos evocan la tierra y el paisaje otoñal.

Telas, texturas, materiales. La calidez no es amante de contrastes y estridencias, se construye a base de armonía, sutileza y equilibrio

Las temperaturas nos obligan a abrigarnos y le pedimos a nuestra casa que también lo haga. Angorina, cachemir, alpaca. Decimos adiós al algodón y nos dejamos acariciar por tejidos cálidos y confortables. Las mantas llegan para quedarse, en el sofá, la butaca o el dormitorio y la lana sale del armario con las alfombras, suaves y cómodas.

Nada aporta más sensación de calidez que una chimenea, el crepitar de las llamas, la luz parpadeante, el calor de hogar. Pero a falta de chimenea, las velas nos consiguen acercar a esa atmosfera cálida y luminosa.

Detalles en madera, colores de la tierra, velas encendidas, abrazos de lana, suelos mullidos y confortables, mesas rústicas en ocres y naranjas, decoraciones naturales con granadas, calabazas, castañas. Habitaciones con detalles en felpa, terciopelos y lanas, jabones artesanales, flores de temporada. Con fragancias otoñales como la canela o la vainilla y la atmosfera cambiará invitándote a relajarte y disfrutar del otoño. No hay nada más acogedor y confortable para una tarde otoñal.

Telas, texturas, materiales. La calidez no es amante de contrastes y estridencias, se construye a base de armonía, sutileza y equilibrio. Surge de un fuego crepitando, de la luz de una vela, surge cuando tu hogar te abraza.