Todo en orden…

Por Tania Compte

El orden es la clave para que una casa funcione, pero también para apaciguar y tranquilizar la mente…por eso uno de los grandes retos del interiorismo es facilitar que cada objeto encuentre su lugar…

No acumules cosas que no utilizas, haz revisiones periódicas y despídete de lo que no necesitas. Además de los armarios y las despensas, las estanterías también son uno de los lugares en los que solemos almacenar objetos sin poner verdadera atención en si nos gustan realmente. Practica el tirar, regalar o donar.

Ciertos objetos, esos que nos inspiran felicidad, deben estar a la vista, exponer esas piezas de carácter emocional ayuda a definir la personalidad de un hogar, huyendo de la excesiva frialdad de algunas decoraciones.

Una casa no sólo debe estar ordenada sino también parecerlo. Para ello, lo más sencillo es recurrir a juegos visuales. Un buen truco para poner en orden tus espacios es la simetría; es una forma de organizar los espacios y está relacionada con las reglas de belleza del arte y la arquitectura. Utilizar la simetría, crea espacios ordenados, elegantes, sencillos y con un gran equilibrio estético.

Una casa no sólo debe estar ordenada sino también parecerlo. Para ello, lo más sencillo es recurrir a juegos visuales

La distribución es también una gran aliada. Debe ser fluida y despejada y con una buena iluminación. El mobiliario integrado en la arquitectura es la gran solución para ganar espacio que puede dedicarse al almacenamiento, aprovechar rincones y huecos ‘muertos’ como el vano de una escalera, o una pequeña despensa en la cocina, hornacinas que utilizan la profundidad de la chimenea…. Tampoco podemos prescindir de cajas, cestos y contenedores de todos los tamaños, materiales y estilos, que permiten recoger fácilmente , dejando el espacio libre.

El minimalismo es otro buen amigo del orden, cuantos menos adornos y menos posesiones tengamos, mayor será esa percepción. La limpieza visual (y real) es clave para la organización. Cuantas más cosas poseamos más habrá que organizar. Es hora de deshacernos de todos aquellos objetos que no usamos o ni siquiera recordamos su función y rebajar ‘el ruido visual’ de nuestras casas.

Porque al final ‘menos es más’…más orden, más simetría, más armonía…