¡Por fin!, la primavera

Los días se alargan, el sol parece calentar más, una explosión de color inunda los campos con flores, olores y luz. Es primavera. Darle a tu casa un aire fresco y primaveral es muy sencillo: con pintura, flores, papel, telas de colores y un poco, solo un poco, de creatividad.

Por Tania Compte

La primavera es un estallido de energía: alegría, sol, y luz… Haz que tu casa pierda el halo invernal ¡y llénala de frescor!

Viste tu casa de color, y hazlo con tejidos de algodón y lino. Cambia las fundas de los cojines, el plaid del sofá, las colchas de tu cama. Y aprovecha para elegirlas en turquesas, rosas o verdes claros. Tu casa respirará frescor.

Que no falten las flores, sal de tu casa a comprar flores o recógelas de tu jardín: pensamientos, petunias, nardos, claveles, anémonas… y haz con ellas ramos que decoren cualquier rincón de tu casa

En la mesa, atrévete a mezclar, poco importa que sea una comida informal, de fiesta, de Pascua, romántica o un picnic con los amigos, la primavera es una excusa más para que nuestra mesa luzca vistosa, fresca, natural y al mismo tiempo elegante, original y estilosa. La puesta en escena puede ser más colorista, la sobriedad invernal deja paso a la espontaneidad de la primavera, los colores de la naturaleza nos inspiran una mesa ligera y luminosa.

Darle a tu casa un aire fresco y primaveral es muy sencillo: con pintura, flores, papel, telas de colores y un poco, solo un poco, de creatividad.

¡Saca la creatividad que llevas dentro!, combina vajillas lisas con estampadas, de colores distintos, juega con los manteles y las servilletas… decoraciones muy florales, es el momento de los tulipanes, los jacintos y los jazmines, las gerberas, las azucenas y los narcisos… mezclados con elementos verdes y ramas. La primavera nos abre la mente y nos invita a crear.

Los detalles, la originalidad, el estilo, la imaginación. Aprovechemos la energía de la primavera para fantasear, para hacer de forma diferente y para sorprender.