Plantas que decoran

El verde es relajante, refrescante…, provoca sensaciones de serenidad y armonía. La presencia de plantas en casa aporta alegría y vitalidad, convirtiendo en especial cada rincón. Rodearse de plantas en el interior de una casa no sólo es un recurso decorativo sino que además, de aportarnos belleza y conectarnos con la naturaleza, nos ayudan a ahorrar energía, eliminan tóxicos, limpian el aire, regulan la humedad, relajan la vista y atenúan los ruidos. Las plantas de interior, más que una moda se han convertido en una necesidad para conseguir un entorno saludable, confortable y energéticamente eficiente.

Llena tu casa de plantas, creando en tu salón, junto a una ventana, un rincón muy natural; jugando con las alturas y combinando plantas de hojas verdes con otras que aporten color. En tu cocina, las plantas aromáticas aportan frescor, alegría y resaltan el sabor de los alimentos. En tu baño, las plantas conviven bien con la humedad y, además, filtran el “tolueno” presente en los perfumes. En tu dormitorio, ya que dormir con ellas no supone ningún riesgo, atenúan el ruido y mejoran la calidad del sueño.

El recipiente sí importa. Pueden ser de diferentes medidas, lo que aportará movimiento al conjunto. Los materiales deben ser coherentes con el resto de la decoración: piedras naturales, terracota, cerámicas, maderas exóticas… También podemos usar cestas, cubos de zinc… El valor estético de las plantas es incuestionable, por ello hoy en día existen sistemas de soportes y crecimiento, lejos de las típicas jardineras, que nos permiten diferentes usos: jardines verticales, plantas acuáticas, mantos vegetales, cubiertas ajardinadas, plantas colgantes, huertos urbanos… Nuestra casa será así, un poco más saludable y más feliz; porque vivir rodeado de plantas genera bienestar, mejora la concentración y nivela la hormona del estrés. Plantas comunes, ¡efectos extraordinarios!