Plantas de aire

Etéreas, delicadas, originales, minimalistas, decorar con plantas de aire es decorar en verde. Se convierten en un excelente recurso, ya que no requieren tierra ni apenas agua, se sustentan con los nutrientes que se encuentran en el aire.

Las plantas de aire son variedades muy fáciles de cuidar, son una solución original, simple, limpia y exótica para decorar cualquier lugar. Necesitan muy pocos cuidados, por lo que también son ideales para principiantes o para oficinas y locales donde no requerirán apenas mantenimiento. Todo lo que necesitan tus plantas de aire es un sitio luminoso, con luz natural para un correcto crecimiento y agua. Para regar tu planta de aire puedes sumergirla en agua completamente durante unos minutos o pulverizarla hasta que la planta esté completamente mojada. Asegúrate de no dejar exceso de agua. Con estos simples consejos podrás tener a tu planta aérea totalmente sana y feliz.

Las plantas aéreas son un género de plantas epífitas de más de 650 especies, se encuentran en los desiertos, bosques y montañas de Centro América, Sudamérica y algunas regiones de África. Normalmente crecen sobre otras plantas enlazadas por las raíces sin ser parásitas, generalmente en árboles, aunque también pueden crecer sobre piedras, musgo, arena, y otros suelos secos carentes de nutrientes. Las raíces les sirven únicamente como sujeción, tomando el agua y los nutrientes literalmente del aire, a través de sus hojas, también hay especies que crecen sobre rocas, techos, cableado eléctrico… pocas especies crecen directamente en la tierra.

La filosofía de estas plantas aéreas, ese concepto nómada, sin raíces que nos anclen, sin emplazamiento fijo, que se sirve y se nutre de la magia de lo efímero, nos provoca admiración y respeto hacia la naturaleza. Contemplarlas, con esas formas escultóricas como mecidas por las olas del mar, nos conecta a la naturaleza y crea un puente entre el mundo animal y vegetal, nos hace comprender el valor de regalar vida, decorar en verde y vivir de una forma más simple y respetuosa con lo que nos rodea.

Vivir del aire limpio, del sol y de la lluvia.