El abrazo de la madera

Boisseries, parquets de espiga, formatos XXL, acabados raw, interiores tapizados en madera… Sea a través de nuevos diseños o reinterpretando las propuestas de siempre, el material natural por antonomasia es imbatible a la hora de inspirar espacios cálidos y suaves.

Abedul, bambú, fresno, nogal, pino, roble, teca…Como seres humanos tenemos un vínculo con la madera que no se da con ningún otro producto de la naturaleza. La madera es el único material vivo que se emplea en la arquitectura y el interiorismo y eso se nota en la extraordinaria riqueza de matices de sus diversas especies y sobre todo en el modo en que evoluciona con el paso del tiempo.

La madera está de moda, vive una época de esplendor gracias a la diversidad de sus aplicaciones, pero sobre todo a su dimensión ecológica

Posee un diseño sensual perfeccionado por millones de años de evolución natural y unas cualidades decorativas y funcionales que ningún otro producto es capaz de superar. Sencilla, serena, cálida, acogedora, natural, elegante, versátil… capaz de transformar un espacio… pocos simbolizan como ella un espacio cálido en el que apetece refugiarse.

La madera está de moda, vive una época de esplendor gracias a la diversidad de sus aplicaciones, pero sobre todo a su dimensión ecológica (se recupera y se reutiliza). La concienciación medioambiental y la preocupación por el bienestar han impulsado el uso de la madera de procedencia certificada y con tratamientos inocuos, sin olvidar su papel regulador de la humedad ambiental, que contribuye a crear espacios saludables de un modo natural.

Espacios conectados con la naturaleza, objetos únicos, muebles elegantes y cálidos, la madera consigue transformar lo simple en extraordinario, en la belleza de lo auténtico, la belleza de la simplicidad, de siempre y para siempre.